MAS SOBRE EL ESTILO SHABBY CHIC..


El estilo shabby chic

Su éxito radicó en la moda que se impone hoy: el ahorro, la creatividad, el reciclaje y la revalorización de lo antiguo. El secreto de este nuevo estilo es la suma de diversos factores.

Primero, lo vintage. Elementos usados de casas de antigüedades, reciclados a nuevo con diversas técnicas de patinados o de restauración, para lograr una especie de prolijo desgastado. La idea es que conviva lo antiguo con la claridad de lo nuevo.

El segundo factor es la correcta selección de los estilos vintage. Los muebles deben ser de madera y de mimbre, para remitir a lo campestre. Pero debe combinarse con piezas estilo petit appartement francés, como sillas y banquetas retapizadas. También el alegre y elegante art-nouveau, con objetos que tengan detalles hechos con hierro forjado o cristales. 
Los colores, las formas y las texturas 

El tercer componente, los colores pastel. El protagonista es el color blanco, le siguen el rosa y el verde mentolado. También el celeste, el beige, el manteca y la gama de las paletas ahumadas. 

En cuarto lugar, las figuras y formas indiscutidas son las rosas francesas, las arañas antiguas patinadas, los marcos provenzales para cuadros y espejos, los cojines mullidos, los paneles en las paredes, las terminaciones de patas del mobiliario estilo Luis XV, y las alusiones a los dulces, a los macarons y a los cupcakes (pequeños pasteles coloridos) para las habitaciones de las niñas. Otros infaltables son la vajilla de porcelana y las piezas de loza (si la pintura está saltada o cuarteada, mucho mejor). 

Por último, las texturas. Telas varias: desde los etéreos tules hasta la pulcritud y frescura del algodón, pasando por algún detalle de terciopelo, de seda, de lana o tafeta ajada. Una clave de estilo es el patchwork o collage de diferentes parches en colores pastel, con estampados de rosas, que terminan conformando una nueva tela. Otra característica es el detalle de bordados a mano o en telar, tanto en lámparas como alfombras.    

También se puede usar en patios y jardines si se reciclan macetas y regaderas pintándolas de color pastel, se plantan muchas rosas y se colocan estratégicamente elementos vintage, como por ejemplo una pajarera de hierro forjado, sillas rústicas pintadas de blanco o una mecedora de mimbre muebles desgastados, celosías de puertas y ventanas que no usemos...creando una escenografía única. Aqui van algunos ejemplos...











































A juntar cosas y armar el rinconcito shabby....
                              Almacen Vintage